Astrid Vargas: Florecer a través del arte

Artista del mes -

Astrid Vargas: Florecer a través del arte

Nuestra artista del mes explora incansable tanto el territorio artístico como el territorio natural e incluso los une creando una sinergia artístico-ecológica. Toda una personalidad en su campo, elegida por El País como una de las 100 personas del año en España y Latinoamérica, Astrid Vargas tiene una larga trayectoria como bióloga y veterinaria especializada en biología de la conservación. También es la fundadora de Inspiration 4 Action, una iniciativa que promueve la creatividad colectiva para las personas y la naturaleza. Nacida en Puerto Rico en 1965, la apasionante vida de Astrid, que ha vivido y trabajado en diversos países de 5 continentes, refleja en su arte un mundo interior rico, colorido e inquieto.

A pesar de que no empezó a explorar la pintura hasta 2018, la obra de Astrid es extensa. Su afán por descubrir la transporta a la exploración y combinación de múltiples técnicas artísticas: acuarelas, acrílico, óleo, lápiz, tinta, pintura digital… Aunque su predilecta por cuestiones prácticas es la acuarela, y, actualmente, la pintura digital. Su portabilidad es lo que las pone en cabeza de su lista de técnicas favoritas.

Warholing

Warholing with Mario (2019)

La temática que transita la obra de Astrid inevitablemente está ligada a la naturaleza, según la artista “una fuente inagotable de belleza y asombro”, a la que también podemos añadir “la naturaleza humana”. Trabaja esta temática con una combinación de colores vivos y alegres que ayudan a transmitir esta emoción, la emoción por lo natural. A Astrid le gusta darle alas a su  mundo interior aprendiendo de diferentes maestros o referentes. Exploradora de sus técnicas, las aplica en dependencia de lo que le apetezca pintar. Así es como entre su obra encontramos pinturas que contienen elementos de Klimt, Van Gogh, Hockney, Warhol o Romero Britto. Sin embargo, lo que realmente la mueve es la búsqueda de medios para llevar procesos artísticos a gran escala de manera colectiva muy ligados al land art.

Aandy Goldsworthy Natural Progression
Andy Golsworthy
Natural Progression (2020)

A pequeña escala ya podemos vislumbrar esta influencia de artistas como Andy Goldsworthy en la obra de Astrid con su formación de escalas cromáticas a partir de la superposición de hojas en Natural Progression (2020), pero su transformación a gran escala como decíamos se hace realidad con el proyecto Alvelal 8000: Esculturas con Vida, proyecto en el que se unen dos figuras icónicas del territorio de la comarca de Los Vélez en Almería: por un lado la altiplanicie y por otro la Cueva de los Letreros, cueva con pinturas rupestres de 8000 años de antigüedad. Se ha extraído la figura del indalo de esta cueva para representarlo a gran escala de manera que se pueda visualizar desde diferentes puntos del territorio creando un impacto paisajístico. El indalo rupestre se transforma en una escultura con vida hecha con plantas aromáticas que van evolucionando y cambiando su color según la floración.

Alvelal 8000

A este tipo de proyectos, Astrid afirma: “Me inspira el buscar medios para promover el arte colectivo como medio de restauración eco-social […] Me gusta pensar en cómo integrar la creatividad individual y elevarla a otro nivel en forma de creatividad colectiva que ayude a restaurar la naturaleza”.

Este proyecto forma parte de un proyecto más grande que Astrid ha llamado Art 4 Action (Arte para la Acción), donde une pintura, escultura, fotografía, música… y celebración, que pretende extraer el artista interior que reside dentro de cada uno de nosotros. Art 4 Action es un arte que empodera, motiva e inspira a las personas a imaginar su propio futuro y crearlo. Genera acciones positivas en la tierra y dirige a las comunidades hacia un cambio regenerativo a través del arte. A Astrid le gusta explorar el arte e integrarlo en su trabajo de restauración ecológica donde se unen sus tres objetivos principales: la mencionada restauración, la recuperación de la biodiversidad y la revitalización de comunidades. Para ella el arte es un vehículo esencial con el que promover cambios, lo que la motivó a llevar adelante este proyecto.

Pero hablemos de una obra en concreto que la Asociación ArteSOSlidario tiene la suerte de disponer, nos referimos a Magalasy Girl. Esta pintura en técnica mixta tradicional-digital tiene como base la pintura acrílica. Base a la que se le ha añadido una flor digitalmente a modo de pseudocollage mediante el programa Procreate: una gran y potente alternativa a Photoshop en el terreno de la pintura digital. Magalasy Girl nos mira con los mismos ojos que Vermeer dispuso a La Joven de la Perla. Esta pintura digital responde a los tres elementos que caracterizan a esta fantástica obra del pintor neerlandés: mirada, turbante/flor y pendiente.

Magalasy Girl La Joven de la Perla
Magalasy Girl (2021)  La Joven de la Perla (Johannes Vermeer, 1665-1667)

Magalasy Girl nace de la necesidad de la artista de aprender más sobre la aplicación del color, por ello asistió a un curso impartido por la artista canadiense Charla Maarschalk. A Astrid le atrajo una fotografía de una niña africana que le traía recuerdos de otra muchacha que conoció en Madagascar, país en el que trabajó durante cuatro años. El resultado es la expresión de las sensaciones que le produjo esa niña: “La Gordita” y Madagascar. Magalasy Girl es un tributo a este “maravilloso país, tan tremendamente castigado”.

Charla Maaschalk

Harriet Tubman (Charla Maaschalk, 2016)

A pesar de que el procedimiento empleado en Magalasy Girl pertenece más al terreno de la ilustración, Astrid confiesa que ella no se considera pintora ni ilustradora. Se considera una eterna aprendiz sin encasillarse o colocarse etiquetas, lo que le proporciona mucha libertad. No obstante, pinta e ilustra. Actualmente, está inmersa en la escritura e ilustración de un libro sobre transformación contado por una mariposa: La Reme. La Reme era una mariposa que Astrid tuvo como mascota, pues suele criar mariposas en su casa, y que quedó lisiada al caer en un plato de sopa sin poder volver a volar. A pesar de ello vivió una vida ajetreada y emocionante, se llegó a aparear y poner huevos. La historia de La Reme sirve para aprender cosas sobre la vida de las mariposas, la metamorfosis, la conservación. Nos invita a reflexionar sobre nuestra propia evolución y vida.

Amatxi's Healing Garden; AKA Las Recomendaciones del Doctor

Amatxi's Healing Garden; AKA Las Recomendaciones del Doctor (2019)

Para despedirnos, queremos mencionar el aspecto más detacable de la obra de nuestra artista del mes de junio: la resiliciencia. Toda la obra de Astrid está marcada por la resiliencia: ya sea la superación del trauma de la pérdida de lo natural y ese afán de conservación, de superación de las adversidades por la acción de la mano humana a la que podemos dar la vuelta y en lugar de que destruya construya. Ya sea La Reme que superó su inhabilitación y cuya vida siguió su curso con naturalidad a pesar de su infortunio sopero. Ya sea por la superación de la enfermedad terminal de su madre, que la llevó a pintar más a menudo y le sirvió para afrontar el “desafiante proceso de morir lentamente”. De este modo, y como La Reme, Astrid ha florecido a través del arte.