Al límite: Iván M. I. E. D. H. O.

Resumen

Iván Del Hoyo Bascuñana o como se le conoce artísticamente: Iván M.I.E.D.H.O. es un artista madrileño dedicado a la pintura, la fotografía y el videoarte. Su obra se centra en difuminar las fronteras entre fotografía y pintura, y afortunadamente, ArteSOSlidario dispone de una de sus obras sólo para tus ojos.

 

Iván Del Hoyo Bascuñana (1984)

Iván Del Hoyo Bascuñana, o más conocido artísticamente como Iván M.I.E.D.H.O. (acrónimo de Mind Industrial of Echo and Disorder Hate and Obsessive), es un artista madrileño nacido en 1984 dedicado a la pintura, la fotografía y el videoarte. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, siempre mostró su interés por el arte y el diseño y se ha convertido en uno de los artistas del panorama underground actual español.

M.I.E.D.H.O. disfruta difuminando las fronteras entre fotografía y pintura. Pero antes de hablar de los límites entre fotografía y pintura, veamos un poco el recorrido de este artista.

Desde su juventud ha ganado varios premios en concursos de dibujo, ilustración y vídeo, y ha realizado varias exposiciones colectivas e individuales de fotografía y pintura. Destacando sus hitos más importantes:

– En 2010 ganó el premio Niram Art en la categoría de fotografía.

– En 2015 colaboró con la actriz Amarna Miller realizando un retrato que contó con el patrocinio de la Secretaría de Estado de Cultura.

– En 2017 exhibió una de sus obras junto a otros artistas como Ouka Leele y Mario Marini en la exposición colectiva Cambiodeismo en el Centro Cultural Galileo.

– El año pasado, la obra Poder Alba, un retrato de Amarna Miller, fue seleccionada como obra principal y protagonista en la exposición Waiting for the Spring en la galería Josep Francés International Art Gallery.

– Sin embargo, uno de sus trabajos más destacados es el de la colección de pinturas Art of Somoza que toman la novela del escritor José Carlos Somoza como fundamento. En este proyecto colaboraron personalidad del mundo de las artes y el espectáculo como la actriz Amarna Miller, el grupo londinense Queenadreena o la primera bailarina del Baller Nactional de España, Inmaculada Salomón.

Actualmente se dedica al desarrollo de dos colecciones: Damas y Musas (grabados donde habla sobre la sexualidad de la mujer) y una colección de pinturas llamadas Mechanical Gods que versará sobre los actuales valores sociales ligados a la tecnología mediante el retrato de personas de relevancia en el panorama actual.

Ahora sí, M.I.E.D.H.O. mezcla fotografía, ilustración digital y pintura tradicional como en Reflecting Gods, utiliza el grabado en su serie Musas en las que interpreta escenas sexuales explícitas, redibujándolas, dulcificándolas y acomodándolas en un mundo donde pueden tener cabida, tal y como afirma en su entrevista a Negro Mundo. Iván en esta entrevista subraya que le gusta mezclar diferentes técnicas y crear algo nuevo. Su discurso está centrado en la manipulación e influencia de la publicidad y los falsos héroes generados por esta gracias a la mentira, es así cómo se consigue controlar al individuo. Sus inquietudes artísticas siempre han ligadas a estas tres disciplinas y las ha combinado para expresar a lo largo de su trayectoria profesional, así asevera para la entrevista a Tot Art: “Antes de la llegada de los ordenadores recortaba partes de revistas, las mezclaba y luego dibujaba otras partes creando así una escena que estaba a medio camino entre realidad y ficción. Tengo cierta obsesión por difuminar las fronteras entre fotografía y pintura. Me gusta mezclarlas, hacer que una fotografía parezca una pintura y que una pintura parezca una fotografía”.

Un ejemplo clave de cómo se pueden difuminar las fronteras entre estas dos disciplinas puede ser la obra de Jean Renoir: Una salida al campo (Une partie de champagne, 1936), en cuyos créditos encontramos la figura de Henri Cartier-Bresson como ayudante de dirección. En este film, el hijo del pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir realiza un tributo a la obra de su padre recreando los cuadros de éste en esta maravillosa y poética película.

Siendo las figuras intelectuales y sus artistas de referencia Salvador Dalí, H. R. Giger, Zdzislaw Beksinski, Kafka o Nietzsche; Iván M.I.E.D.H.O., tomó como referencia a Caravaggio en su serie de fotografías Historias de Luz y Oscuridad para continuar difuminando los límites entre fotografía y pintura. Es precisamente una de sus imágenes de esta serie, concretamente Acuario, que fue finalista en el V Concurso ArteSOSlidario de Fotografía Digital. Del mismo modo que Jean Renoir invocó la obra de su padre, Iván M.I.E.D.H.O. invoca la obra de Caravaggio y discursiva e icónicamente la de Jean-Auguste-Dominique Ingres.

Historias de Luz y Oscuridad es un tributo al artista Caravaggio y sus pinturas. Caravaggio contribuyó de forma decisiva a renovar la técnica pictórica realista en pos de un naturalismo temprano. En su obra, manierista donde las haya, destaca la utilización de gente de baja condición como mendigos o prostitutas dando como fruto un barroco emocional gracias al contraste de luces y sombras (claroscuro) para crear un ambiente tenebrista.

Iván destaca la intencionalidad detrás de cada uno de sus trabajos, dejando poco margen al azar: “pues la suerte es caprichosa y no siempre está de tu lado”. En Acuario, subraya a la “mujer encerrada bajo estereotipos y clichés, subyugada por normas arcaicas, herramientas del pasado, en donde el sentido se ha perdido entre tradiciones y costumbres” concluyendo que “Acuario ha perdido su esencia, ha perdido su luz”. Aparentemente, Acuario es una fotografía sencilla. Sin embargo, aunque su intencionalidad lumínica case con la obra de Caravaggio e incluso, el gesto de la modelo Carla Blackstar, pueda recordarnos al pesar de la Magdalena Penitente (1596), cobra más peso icónica y discursivamente la obra La Fuente (1820-1856) de Ingres.

Haciendo una comparativa entre La Fuente (a la izquierda) y Acuario (a la derecha), pueden encontrarse paralelismos muy claros y antitéticos que toman como base los mismos elementos: el desnudo de mujer joven, un cántaro, el agua (o su falta), un fondo natural, un fondo artificial (creado por el hombre).

Mientras en La Fuente, encontramos una metáfora completamente sexual, de despertar del deseo exaltada mediante la boca abierta del cántaro, el agua derramada de su interior y la situación de la mano y los dedos en su boca, Acuario expresa completamente lo contrario: represión, ocultación de la identidad de la mujer, una boca del cántaro pequeña, intentando ser protegida por la mujer y en posición contraria al de la Ingres. El significado tradicional de La Fuente, deja implícito este mensaje: el nacimiento de una fuente virgen, escondida en el bosque.

El contraposto dinámico y curva praxitélicas de La Fuente, desaparecen en Acuario. El fondo natural, de despertar de la primavera que vemos en la obra de Ingres es sustituido por un fondo artificial, desgastado, repleto de herramientas agresivas, masculinas, fálicas, para trabajar el campo. La luz que desprende la muchacha que mira despreocupada al espectador es negada en la obra de M.I.E.D.H.O., sustituida por ese tenebrismo caravaggiesco donde la Magdalena ha perdido su luz interior.

 

Por un mundo mejor, más solidario y sostenible,
con el arte y la cultura como herramientas